miércoles, 6 de enero de 2010

Con la ilusión de una niña...


Porque ver ayer las sonrisas de los niños en la cabalgata, no tiene precio.

Porque oir ayer a los niños con sus vocecitas llamar a sus Majestades de Oriente, no tiene precio.

Porque ver la felicidad de mis primos abriendo regalos hoy, no tiene precio.

Porque mi ilusión al abrir cada paquete, no tiene precio :),



¡FELICES REYES!

1 comentario:

Elisa dijo...

Wow, no pensé coincidir con nadie por estos lares...

Te dejo mi huella, un besuuuu