jueves, 14 de enero de 2010

Grandes recuerdos

Cuando tienes que poner tu habitación patas arriba, para hacer una mudanza sea por el motivo que sea, (en mi caso por obras en casa...), vas metiendo en cajas un montón de recuerdos, en los que te detienes a observar con una sonrisa tonta en la cara.

Hace un tiempo, que vengo preguntándome dónde metería aquel docuemnto, y hoy, revisando unos cd´s... voilá! ahí estaba! El discurso que leí junto a otros 3 compañeros (Patri, Isa y Pablo) en la Despedida de 2º de Bachiller del colegio. Entre la ilusión por encontrarlo y la emoción por el recuerdo, h epasado un rato tonto leyéndolo. A pesar de su extensión (es un poco largo), quería compartirlo aquí en mi riconcito.


"Es difícil que hablemos en nombre de todos pero lo mas seguro es que estemos de acuerdo en que empezamos el colegio con una lagrima y acabaremos con otra. En este colegio hemos vivido momentos muy importantes de nuestra vida, momentos que para muchos serán inolvidables.
Todavía recordamos cuando aprendíamos las letras, los colores, canciones, cómo discutíamos por ser el primero en la fila, momentos tristes, alegres y un sin fin de cosas más que nos ocurrieron en nuestros primeros años aquí, todas ellas en compañía de Nieves, nuestra primera “seño”, de la que muchos guardamos un grato recuerdo.
Durante esos años muchos comenzaron amistades que aun hoy duran, y que aunque hoy sea nuestra despedida, esperemos que sigan unidas el resto de nuestras vidas.
Llegamos a primaria ¡que mayores éramos! Comenzaron las operaciones con aquel famoso “Calculito”. En primaria estuvimos rodeados de buenos profesores, a pesar de que nos regañaran, como: Don Fi, M. Paz, M. Dolores, Ana, Chema... y muchos más que nos dejaríamos en el tintero si intentáramos recordarlos todos.
Empezó la secundaria, llegaron compañeros nuevos, casi la mitad de los que hoy estamos aquí. El camino se hacía más difícil. Vivimos momentos importantes como por ejemplo la elección de optativas que irían elaborando nuestro futuro. Los “progresa adecuadamente” o “necesita mejorar” se convirtieron en sobresalientes, notables o incluso suspensos. Con el cambio de notas llegó también el cambio de profesores, algunos de ellos nos han acompañado en nuestro camino hasta el bachillerato, y otros se quedaron formando a los más pequeños, como: Jose Manuel, el Hno. Pablo, Ana...
Después de estos cuatro duros años dejamos la E.S.O, unos se fueron y otros vinieron, los que elegimos continuar estamos hoy aquí, recordando estos entrañables momentos que hemos vivido en el centro, y aprovechando los pocos días que nos quedan juntos antes de nuestra verdadera despedida. Pasamos a Bachiller y en estos dos últimos años profesores como: Pilar, Alejandro, el Hno. Juan, Ramón, Fermín, el Hno. Pedro... y una larga lista, como en las demás etapas, también nos han ayudado a crecer como personas.
Pero no todos estos años han sido solo libros, exámenes, estudios... sino que han sido muchas las salidas de convivencia que hemos tenido, como por ejemplo los albergues de Rada, Las Fraguas, Aes...donde conseguimos conocernos un poco más los unos a los otros, salidas culturales al planetario, la central nuclear de Garoña… y el viaje que algunos realizamos el pasado otoño a Santiago de Compostela durante cuatro días. Además de todas estas salidas ha habido otras actividades que han rodeado nuestra vida extraescolar: para muchos su primer equipo deportivo fue el del colegio, hemos participado en diferentes concursos entre los que destacamos el de “Jóvenes al Loro” organizado por RNE, para el cual nos “entrenó” el Hno. Javier, donde quedamos subcampeones; las Olimpiadas de Matemáticas ayudados por Sofía; las fiestas colegiales (en las que hemos pasado de disfrutar en ellas a conseguir a que otros lo hagan ahora gracias a nosotros); las marchas de Aire Libre con Fermín; las Marchas de Proyde y un largo etcétera.
Además muchos hemos estado implicados en la realización de un voluntariado con personas discapacitadas, enfermos o ancianos en distintas instituciones de nuestra ciudad, hemos participado activamente en la campaña de navidad recogiendo los alimentos por las clases y empaquetándolos el último día, hemos colaborado con el puesto del Comercio Justo, etcétera.
Ahora nos espera un futuro lleno de dudas, un paso en búsqueda de nuestra ansiada independencia.
Parecía lejano el momento en el que teníamos que dejar el colegio, y en solo dos semanas esto se hará realidad. Aquí dejamos una parte de nosotros y una parte mas importante de nuestra vida, seguro que la más feliz y la cual recordaremos siempre, en la que hemos compartido buenos y malos momentos con nuestros compañeros: suspensos, aprobados, noches en vela el día antes de los exámenes y muchos recuerdos que jamás olvidaremos.
Muchos nos arrepentiremos de haber deseado que este día llegara ya que hoy nos damos cuenta de que esto es mas duro de lo que parecía. Seguramente lo que más nos cueste es separarnos de los compañeros, con ellos hemos vivido muchos momentos felices como por ejemplo nuestro primer amor, fiestas, viajes... y momentos no tan felices como enfados, riñas... Momentos buenos y malos en los que todos hemos permanecido unidos y aunque ha llegado el momento en el que cada uno escoge su camino para ir escribiendo su historia estos recuerdos y muchas amistades perdurarán con nosotros para siempre.
Queremos dar las gracias a nuestros padres porque junto a nosotros han pasado duros momentos de preocupación, nervios y agobios antes de los exámenes, han sido un importante punto de apoyo en nuestro camino, siempre les hemos tenido ahí para lo que hemos necesitado. También queremos recordar a todos los profesores que han pasado por nuestra etapa colegial, y darles las gracias por habernos formados como personas y por habernos preparado para el gran reto que supone el futuro, para unos significa ir a la Universidad, para otros estudiar un módulo y para otros integrarse en el mundo laboral.
Y en este día nos queremos acordar con especial cariño del que fue nuestro profesor, animador, amigo... el Hno. Javier, que ahora se encuentra en el colegio La Salle de Burgos, con quien muchos de nosotros pasamos ratos inolvidables.
Para terminar solo nos queda desearnos suerte a todos, esperando que gocemos de una vida llena de esperanza, ilusión y buena salud, y en la cual se nos queden marcados para siempre tantos y tantos recuerdos que hemos vivido entre estas paredes. Esperamos que en un futuro nos podamos volver a reunir todos para volver a recordar todos estos buenos momentos y saber un poco de nuestras vidas."






Por unos recuerdos que nunca se borrarán... ¡GRACIAS!



Nos vemos por la vida.

3 comentarios:

Patricia dijo...

Claro que si...muchisimos recuerdos entre esas paredes...que jamás se olvidarán...

C. dijo...

:'(! que bonito..

Celiuca dijo...

uffff, que me hecho a llorar! yo también leí el de nuestro curso... y hay frases casi calcadas... será que todos los alumnos finalistas sienten lo mismo?
cada etapa tiene sus recuerdos... ahora estamos construyendo otros que dentro de un tiempo serán añorados...
un abrazo